Volver a los inicios

Las semanas de descanso nos permiten parar y reflexionar sobre el camino recorrido y los pasos a seguir. En este post queremos recordar cómo iniciamos, puesto que creemos que los aprendizajes de los inicios pueden dar luces a nuevos emprendedores que hoy por hoy están empezando.

En el año 2008 Christian y yo (Laurita) asistimos a un curso de permacultura en Tumbaco, donde fuimos descubriendo el gusto por el cultivo de la tierra, actividad que nos unió más y fuimos conociendo juntos que se puede superar paso a paso los retos del emprender.

Una vez que terminamos el curso, decidimos iniciar un huerto en casa, pusimos en práctica lo aprendido, así nacieron los primeros frutos rábanos y remolachas que compartimos con familia y amigos, quienes miraban con inquietud nuestro trabajo, pero nunca faltó su apoyo.

El trabajo comunitario que Christian realizó antes de este proyecto permitió conocer y valorar de primera mano el esfuerzo y trabajo del campo, por lo que la idea inicial fue unir el campo con la ciudad a través de medios modernos (e-mail, teléfono y el blog) ya que en aquel tiempo no eran tan comunes como hoy en día, para recibir sus pedidos en casa por ejemplo.

Christian siempre visionario soñaba con vender por internet, así que con poca experiencia en el área tecnológica pero con dominio del inglés y muchas ganas comenzamos a instruirnos en esta área e iniciamos a escribir un blog, donde compartimos información de los productos y actividades que realizamos en nuestro huerto y en los huertos de productores amigos.

Las primeras compras no se hicieron esperar entonces fuimos dando forma a las entregas diseñando las canastas y en fechas especiales los productos de temporada que los clientes nos solicitaban.

Dentro de éste proceso la energía nos llevaba a lograr objetivos, desde el inicio comprendimos que es necesario darle tiempo, esfuerzo y preparación a nuestro trabajo. Entendimos que cada pequeña inversión, cada pequeño paso dado va formando un camino.

Con lo que contamos ahora podemos compartir tres principales pilares que dan cimientos a los inicios de un emprendimiento:

  1. Soñar es el combustible para empezar a actuar a través de la creatividad iniciamos algo que se venía venir pero que en 2008 era muy limitado, pero hoy igual que al inicio en cada momento estamos pensando estrategias, productos y formas de llegar a nuestra comunidad con éxito.
  2. Dar forma y aterrizar a la realidad es lo que nos permite ser visibles ante los clientes, proveedores y públicos en general. Desde los inicios tenemos una marca registrada, estructura, procedimientos y procesos, a pesar de ello estamos claros que la flexibilidad nos permite estar siempre vigentes.
  3. Centrar los esfuerzos en dar a conocer la filosofía del emprendimiento. Detrás de la idea de vender en internet están conceptos como el fortalecimiento y puesta en valor del trabajo del pequeño productor y el fomento a un consumo responsable con el objetivo de cambiar hábitos cotidianos en favor del planeta. Y no olvidar nuestros orígenes para saber hacia dónde vamos.

Los tres pilares para nosotros se pueden resumir en «De la Mata a la Olla» (R), puesto que tenemos como marca una frase coloquial que denota que producimos y agrupamos a pequeños productores para llegar a la mesa de personas y concientizar que detrás de cada producto hay trabajo y esfuerzo.

Publicado en Sin categoría

Deja un comentario